La salud es un bien público mundial

por Boaventura de Sousa Santos

Sabemos que las políticas de Estado, la cohesión política en torno a la pandemia y el comportamiento de la ciudadanía son determinantes. El mayor o menor éxito depende de la combinación de vigilancia epidemiológica, reducción del contagio por confinamiento, efectividad de la retaguardia hospitalaria, mejor conocimiento público sobre la pandemia y atención a vulnerabilidades especiales. Errores, negligencias e incluso propósitos necrofílicos por parte de algunos líderes políticos han dado lugar a formas de políticas de muerte en salud que llamamos darwinismo social: la eliminación de grupos sociales desechables por ser viejos, por ser pobres o discriminados por razones étnicas. racial o religioso.

Leer el artículo

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.